En síntesis luchamos: 

  • Por salario equiparado a una función cada vez más exigente

  • Por condiciones de trabajo dignas: armamento y móviles en buen estado, salud ocupacional, locales adecuados

  • Por seguro de riesgo, nocturnidad e insalubridad

  • Por una política de viviendas dignas para los funcionarios policiales

  • Contra la persecución sindical

  • Por colaboración activa del sindicato a las necesidades de los afiliados: donaciones de materiales (electrodomésticos para lugares de trabajo, sillas de ruedas para compañeros abatidos en cumplimiento del deber, etc.)

  • Por el asesoramiento del sindicato en el vínculo de los afiliados con el marco legal vigente: qué hacer y adónde recurrir en caso de recibir una sanción, por ejemplo

  • Por la participación de las compañeras y los compañeros en distintas instancias de trabajo del PIT-CNT: comisiones de Salud Laboral, Violencia Doméstica, Género y Equidad

  • Por la representación de los afiliados en todas las oportunidades en que la opinión del funcionario policial sea requerida, tanto a nivel de gobierno como ante los medios de comunicación

  • Por un respaldo jurídico imprescindible, que hasta hoy viene siendo insuficiente, para ejercer nuestra función con responsabilidad y valentía, sin que esto signifique terminar presos o muertos.

Con asesoramiento profesional, hemos desarrollado un proyecto de ley para que el policía se pueda defender mejor, y con ello, proteger al ciudadano.

Luchamos para que existan las garantías jurídicas que nos permitan actuar con firmeza y tranquilidad, evitando el contrasentido de que a veces la justicia es más severa con los policías que enfrentan el delito, que con los delincuentes que lo perpetran.

En el Uruguay de hoy, los malvivientes están mejor pertrechados y organizados. El Ministerio mismo reconoce la existencia de bandas de narcotraficantes en una virtual guerra por territorio. Los policías reclamamos las garantías que nos permitan ejercer nuestra función con seguridad. Y en eso estamos trabajando.

  • Una adecuada capacitación: no puede ser que se largue policías a la calle con apenas unos meses de entrenamiento

  • Mayores prerrogativas para enfrentar a los delincuentes: las limitaciones al uso del arma de reglamento son excesivas, en un momento en que los delincuentes han perdido todo código

Además, hay medidas sin ninguna lógica que nos irritan y rebelan.

  • ¿Es justo que un policía que queda incapacitado en un acto de servicio, pase a cobrar el 65% de sus haberes? 

  • ¿Es justo que las viudas de policías caídos en el cumplimiento del deber cobren una pensión ínfima, y para colmo no se les ofrezca las soluciones de vivienda tantas veces prometidas?

También hay omisiones que deben ser urgentemente atendidas.

  • ¿El Ministerio está respondiendo en forma debida a los problemas de estrés y depresión de los trabajadores, que en ocasiones terminan en suicidio?

Han anunciado con bombos y platillos medidas recientes que tienen su origen en antiguas reivindicaciones de nuestro sindicato, como la prohibición a la venta de bonos colaboración para las falsas “cajas de auxilio policial” (que venimos reclamando desde 2008), y la obligatoriedad de que los presos vistan uniformes. La autoría de estas ideas no importa: lo trascendente es que se conviertan en realidad.

Con ese espíritu, seguiremos trabajando con prisa y sin pausa.

  • Twitter - Círculo Negro
  • Facebook - Círculo Negro

"JUNTOS,

defendiendo los

DERECHOS

de los trabajadores

POLICIALES"

Contacto

Afiliados al 

LOGOpitcnt.jpeg

(598) 2 901 78 18

Wilson Ferreira Aldunate N° 1287 primer piso, Montevideo, Uruguay

Diseño y soporte: Ricardo González 

SIFPOM-U